Inicio > Sociedad > Pasa la vida

Pasa la vida


Hoy han muerto como mínimo dos personas. Una, el papuchi de
Julio Iglesias; otra, un amigo de la familia de mi mujer. El primero
ha muerto a los 92 años de un paro cardiaco; el otro a los 58
de un cáncer. Aparte de las absurdas conversaciones de
tanatorio, algunos de los comentarios que más me han llamado
la atención y que se han repetido varias veces ha sido: “Sólo
con 58 años, con todo lo que le quedaba por vivir
”,
o “con 92 años como el papuchi es una buena edad para
morir, pero con 58…
”, o “cada vez hay más
gente con cáncer
”.


Si vemos la siguiente gráfica de esperanza de vida en
España durante el último año:






Vemos que casi hemos triplicado en 30 años la esperanza de
vida, y las proyecciones van en aumento. Esto nos trae la “ilusión
de la longevidad”, todos debemos llegar a muy viejos. Si no,
nos sentimos estafados. No deja de inquietarme que dichos
pensamientos se hayan arraigado tanto en nuestra sociedad.


En mi opinión, la gran pregunta es: ¿Estamos
preparados biológicamente para llegar a esas edades sin tener
que pagar un alto precio? De hecho, durante gran parte de la historia
de la humanidad, la esperanza de vida se situaba entorno a los 35
años. En los últimos 150 años la edad a la que
se suele uno morir ha crecido casi exponencialmente gracias sobretodo
al avance de la medicina y la adopción de medidas higiénicas
(sobretodo en las sociedades avanzadas). Pero, ¿se trata de
que estamos encontrando el límite? o por contra ¿estamos
alargando “artificialmente” lo que cientos de miles de
años de evolución han conseguido? O dicho de otra
manera: ¿Existen actualmente, estadísticamente
hablando, más casos de cáncer -u otras enfermedades
degenerativas- en relación a otras épocas de la
historia o no existe una diferencia significativa? Desgraciadamente,
no es posible responder a esta pregunta por falta de datos, pero creo
que la respuesta es no.


No soy un entendido en cuestiones médicas, pero pienso que
el cáncer es una degradación del cuerpo humano en la
que poco podemos hacer, tan sólo disminuir probabilidades. Las
células se vuelven locas, no hacen caso al ADN y simplemente
dejan de hacer aquello para lo que están programadas,
reproducirse de manera normal. Es una consecuencia lógica del
paso de la vida. Sólo nos queda aprovecharla lo mejor posible.

Anuncios
Categorías:Sociedad
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: