Inicio > Uncategorized > Messenger plus live

Messenger plus live


Cuando la conocí, la chica de calcetines rayados no me cayó nada bien, pero la segunda vez que la vi me cambió la impresión. Era ligera como una pluma de mochuelo, y rebosaba fertilidad.

–Hola, ¿cómo estás?
–Bien, ¿y tú?
–Bien también. Hacía tiempo que no sabía nada de ti.
–Ya, andaba ocupada.

Cogía las bolsas con los dedos pulgar, índice y medio, y la sal se la arrancaba de cuajo desde la rodilla hasta el tobillo.

–Como se lo digas a Patricia, me vas a oír.

No sé por qué se pensaba que le iba a decir algo, como si a mí me importara lo que estaba haciendo. Decidí que esa chica no era para mí.

–Adiós.
–¡Espera! ¿Te vas para siempre?
–No, pero me voy por ahora. Quizás vuelva más tarde. Dejo aquí mis bolsas.
–Si te vas, no vuelvas más.
–A ver si te piensas que siempre voy a hacer lo que tú digas.

A ver si me pienso que algún día voy a poder dejar de hacer lo que ella dice.


Los que llegaron aquí guiados por el título de este post, pueden seguir este [enlace].

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. 30 julio, 2007 en 10:58 am

    El surrealismo creciente de estos textos me está dejando pasmado. XDDDDDD

  2. 31 julio, 2007 en 8:27 am

    ¡Bravo!

  3. M. Blavatsky
    1 agosto, 2007 en 2:34 pm

    es verdad, son situaciones “reales”??

  4. 2 agosto, 2007 en 1:09 am

    ¡Válgame Dios! Todo lo que escribo es real. De lo contrario, no escribiría.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: