Inicio > Informática, Libros, Musica, Películas, Sociedad > Tecnología punta

Tecnología punta


Mientras estaba Donenrikeando delante del ordenador vino a mi preclara mente una idea que quiero compartir con ustedes: Cualquier tiempo pasado fue mejor. Tecnológicamente hablando, claro.

Síganme por este educativo recorrido por los sentidos y verán por qué digo lo que digo:

Oído: Hoy en día tienen acceso a prácticamente cualquier obra musical que se haya grabado en toda la historia con un solo clic, o dos a lo sumo. Ya no es necesario buscar en ferias de segunda mano, comprar por correo aquella edición limitada de Japón o pedirle a su amigo el bootleg del concierto de Pearl Jam en Toronto. Y no solo eso, pueden escucharlas en el dispositivo que prefieran (ordenador, mp3, móvil, etc). El precio: merma de calidad. Según los autoproclamados entendidos, nada como el viejo vinilo. Pero ¿para qué queremos calidad si el sonido va a pasar en la mayoría de los casos a través de unos miniariculares de los chinos? Con 128 Kbps va que te matas.

Vista: Tenemos tres grandes apartados: fotos, películas y libros. Vayamos por partes.
Con las cámaras digitales, a pesar de tener la gran ventaja de poder disparar a un coste prácticamente cero y de procesar el resultado en un programa de edición fotográfica, nos encontramos con que el output de salida es claramente inferior al de las fotos de carrete. Esto se debe a la baja calidad de los sensores de las cámaras, que  pixelan la imagen en las ampliaciones o insertan excesivos niveles de ruido y a que la técnica actual de impresión no es tan buena como la antigua. El alto coste de los químicos hace que sea preferible utilizar impresoras (pero recuerden que los precios por copia se mantienen). El bajo coste unitario del disparo, combinada con el pobre resultado producto de la baja calidad de sensores y ópticas convergen en una rebaja de los estándares de calidad. Dense un paseo por Facebook y sabrán a lo que me refiero.
Con el cine pasa algo similar, después de haber disfrutado durante nuestra infancia de sesiones de cine en pantallas gigantes, la proliferación de multisalas (más eficientes en la relacion metro / euro) redujo la experiencia. La pérdida del monopolio de la copia universalizó el acceso a las obras y permitió el visionado en los hogares. Pero por mucho plasma de 42″ y homes cinemas, si uno se baja la peli en calidad screener, va listo.
Para los vídeos domésticos, la calidad es aún más sangrante, si cabe. Nuestros recuerdos se tornan pixelados, y si los queremos subir a Youtube, reducidos a diez minutos.
Por último, hablemos de los libros. El eReader, o libro electrónico, traslada uno de los interfaces más antiguos de transmisión de información a una pantalla de tinta electrónica con bastantes limitaciones, por el momento. Señores que follan con libros, no me despellejen aún. Defiendo el eReader por su eficiencia, no por su superioridad frente al libro en papel a la hora de leerlo.

Pero no lo duden, este año los reyes magos van a venir cargaditos de chips.

Anuncios
  1. 27 diciembre, 2009 en 7:23 pm

    Interesante…

  2. aningunsitio
    28 diciembre, 2009 en 3:31 pm

    Buah! Tanta palabrería para lo de siempre: el señor Coca quiere un eReader para Reyes porque, por lo visto, el 25 no le llegó. Que se lo compre su señora esposa ya y deje de incordiar de una santa vez. XDDD

    • Coca
      28 diciembre, 2009 en 8:40 pm

      Josito, no se me ponga cancamusero que le meto una demanda.

  3. 1 enero, 2010 en 8:26 am

    Bah, demagogia al más puro estilo Donenrike. Se habla de las pérdidas en el cine y en la fotografía pero no se habla de las ganancias en televisores y en pantallas de ordenador. Y se habla de la gloria de los vinilos pero no del crujir de los discos de piedra de principios de siglo XX.

    Y todavía un argumento que os va a erizar el vello: habéis hablado del sentido del oído y de la vista, pero no del tacto. Y permitidme que os diga que mientras los antiguos aparatos electrónicos se manejaban a manotazos, el querido iPhone que tito Jobs nos trajo al mundo se acaricia igual como los hombres acarician los muslos de sus mujeres. A ver cómo me rebatís eso.

    • Coca
      1 enero, 2010 en 11:59 am

      Ya sabía yo que el tacto tenía que ver con el porno…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: