Inicio > Libros > Salinger

Salinger


Como saben, este blog también ejerce de obituartio-recomendador literario. Gracias a eso he conocido a David Foster Wallace o John Updike, entre otros.

Hace un par de días murió J.D. Salinger, autor de El guardián entre el centeno, que aquí reseñamos a nuestro estilo con no muy buen resultado (quizá injustamente).

Más de dos años después, a pesar de no haberme gustado demasiado en su momento, es una novela que sigo recordando. Quizá la literatura vaya de eso.

Anuncios
Categorías:Libros
  1. 29 enero, 2010 en 9:08 pm

    ¡¡¡Ahí le has dao!!!…..”quizá la literatura vaya de eso”…y más cosas que la literatura ¿no?…a mi me pasa mucho en el cine…dejo pasar el tiempo para hacerme una opinión definitiva sobre una peli. A pesar de ello, con la literatura me parece más definitivo.

    Sobre este libro en concreto, comparto punto por punto tus sensaciones.

    Me parece sorprendente lo siguiente. No recordarás, o si, a mis vecinos, Fernandito y Marisol (hijos de Genoveva…¡toma árbol genealógico!)…pero dado su historial, lo último que me imagino, es verlos leyendo. Hace tres días me fijé de casualidad en su coche, y dentro llevaban un ejemplar de EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO. Me llamó soberanamente la atención por eso, y al día siguiente ZAS!…se muere el tío. Coincidencias tiene la vida.

    • Coca
      29 enero, 2010 en 10:54 pm

      Fuerzas ocultas marcan nuestro destino…

  2. aningunsitio
    30 enero, 2010 en 4:18 pm

    En mi tienda, donde siempre tenemos como mínimo 20 ejemplares en bolsillo de El Guardián entre el centeno, estas Navidades se vendieron todos. Y lo gracioso es que, siempre teniendo, ahora que todo el mundo lo pide, no lo tenemos. XDDD

    Sobre vuestra opinión de Salinger, puedo entenderla porque los primeros cuentos que me leí me dejaron indiferente. Me decía: “Pero si aquí no pasa nada”. Pero leyéndolo más, joder, considero que Salinger era un genio.

    Sus libros y cuentos hablan de temas como la soledad, el dolor que sufre uno al ver lo mecanizado de nuestra sociedad, el aislamiento, la falta de solidaridad, sin hablar de ellos. Te pone un fragmento mínimo de la vida de un personaje y de ahí consigue transmitir unas sensaciones que son difíciles de olvidar.

    Yo escribí en fragmento que me encantó en mi blog, que me pareció buenísimo, porque un tipo como el narador de El guardián…, que apenas tiene un vocabulario rico, intenta describir lo que sentía hacia su hermano, y torpemente, consigue transmitir un amor y un cariño que difícilmente he encontrado en otros textos. Otro fragmento que me encanta es el que le da la razón de ser al título, pero ese no lo cito porque me parecería destrozar el libro.

    La gracia es en inglés, donde el título juega con la palabra “catcher” (The catcher in the rye), que hace un guiño directo al mundo del béisbol, y que aparece en el fragmento que cito en el blog.

    Por suerte, a Tere le encantó también el libro y, al menos, no soy yo solo el que piensa que es un libro por encima de la media. Hay que leer a Salinger más de una vez para realmente disfrutarlo. Como la cerveza, dicen.

    • 30 enero, 2010 en 6:23 pm

      Me parece acertado eso de…”superior a la media”. Tendré en cuenta su opinión para algún día volver a leer algo de Salinger.
      Al suscribir las palabras de Coca, pretendía enfatizar que esa primera lectura me dejó, como bien dice usted, indiferente, y sin embargo, tanto las sensaciones que me despertó como el recuerdo mejoran con el tiempo, como creo que pretendía decir Coca.
      Parece que de momento sigo teniendo limitaciones para abarcar certeramente el calado de este tipo de libros XDDD.

    • Coca
      30 enero, 2010 en 7:24 pm

      Creo que tienes razón, la forma de explicarnos cómo añora a su hermano es de esas cosas que quedan marcadas.
      Yo que tengo poca sensibilidad literaria (de ahí mi preferencia del ensayo sobre la novela) pongo por delante la forma al fondo, y en mi opinión, El guardián entre el centeno es todo fondo.

      • aningunsitio
        30 enero, 2010 en 8:39 pm

        No hay que descuidar nunca el fondo de armario, porque es básico y porque nunca se sabe quién puede salir de él. XDDD

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: